Consejos para evitar una crisis de ansiedad

La ansiedad se caracteriza por ser un mecanismo de alerta del cuerpo al considerar que debe hacer frente alguna situación que implique esfuerzo y/o peligro, por lo que de cierto modo, se podría decir que consiste en una herramienta capaz de situar a las personas en un estado de precaución.

Por lo que incluso, en ciertos casos, la ansiedad moderada podría ser de ayuda para que logremos mantenernos concentrados a fin de poder enfrentar algún reto específico, por ejemplo, una entrevista de trabajo.

En esta clase de ocasión, suele ser común sentir que la boca se seque y/o el corazón palpite con mayor rapidez, siendo estas reacciones habituales que no suponen un motivo de preocupación, pero resulta aconsejable saber identificarlas a fin de evitar un posible ataque de ansiedad.

No obstante, cuando la ansiedad es desproporcionada, es habitual que termine causando reacciones más intensas, llegando incluso a ser nocivo para la salud.

Y es precisamente a causa de este tipo de ansiedad, que se suele considerar que la ansiedad se encuentra entre los problemas de salud mental más comunes que existen, por lo que a través de este artículo queremos presentar algunos consejos para evitar una crisis de ansiedad.

¿Cómo prevenir una crisis de ansiedad?

Para prevenir una crisis de ansiedad tenemos que comenzar por saber identificar el motivo por el cual se produce dicho ataque de ansiedad, el cual podría consistir en algún hecho bastante específico (entrevista de trabajo/estudio), o en situaciones más cotidianas y complicadas (tener una ardua agenda laboral o pensar en los gastos del hogar, entre otros).

En cualquier caso, el primer consejo para prevenir una crisis de este tipo supone ser conscientes de aquello que nos perjudica a fin de lograr solucionarlo, siendo igualmente importante que sepamos identificar los síntomas que se presentan al tener un ataque de ansiedad.

Ahora bien, además de esto, otros consejos útiles para evitar una de estas crisis pueden ser los siguientes:

Realizar deportes

La práctica de ejercicios puede ser de gran ayuda para hacer frente a la ansiedad. Esto se debe a que al tonificar nuestros músculos, logramos que los mismos no estén rígidos y que nuestro sistema nervioso no se encuentre muy alterado.

chico haciendo ejercicio en el suelo

Además, el sentirnos un poco cansados después de ejercitarnos, nos ayudará a conciliar el sueño de forma más sencilla.

Dedicar suficiente tiempo a cada tarea

Al llevar a cabo tareas determinadas, es conveniente que les dediquemos tiempo suficiente.

En este sentido, asegurarnos de comer sentados en todo momento y/o salir de nuestro hogar con suficiente antelación al tener que llegar a algún lugar a una hora específica, etc., consisten en ciertos hábitos frecuentes que resulta conveniente que adoptemos para evitar incrementar nuestra ansiedad y en su lugar, ayudar a disminuirla e incluso combatirla totalmente.

Comenzar y terminar

El no dejar para mañana aquello que se pueda hacer hoy no se trata únicamente de una frase popular, también consiste en un gran consejo al querer evitar una crisis de ansiedad.

Por eso, al contar con suficientes recursos y tiempo para finalizar cualquier tarea que estemos realizando, lo más apropiado será hacerlo, dado que de otra forma nuestro cerebro terminará experimentando cierto nivel de ansiedad por tener esa “tarea pendiente”.

Anticiparnos

Otro gran consejo para evitar una crisis de ansiedad consiste en que ir asimilando, de forma interna, esas situaciones que aún no han tenido lugar, pero las cuales sabemos que tendremos que enfrentar.

Así, seremos capaces de planificar con anticipación la mejor forma de hacer frente a una determinada tarea y en consecuencia, lograremos enfrentarla adecuadamente y realizarla en el mejor tiempo posible.

Controlar los “tics”

Por lo general, quienes sufren ansiedad tienden a “canalizarla” mediante su cuerpo a través de ciertos movimientos repetitivos, como por ejemplo, caminar de un lado a otro, mover la pierna o el pie, juguetear con cualquier objeto a su alcance, etc.

Y si bien es cierto que esto ocurre de forma inconsciente, la verdad es que al saber que llevando a cabo dichos hábitos solo desarrollamos un mayor nivel de estrés y nerviosismo, lo más apropiado será que intentemos controlarnos y detener dicho momento, respirando profundamente y ocupándonos con otra tarea.

Delegar y negarse

hombre con manos en los ojos

Para poder prevenir las crisis de ansiedad, resulta igualmente necesario que seamos conscientes que todas las personas poseen un límite, tanto físico como mental, por lo que al no tener la capacidad de realizar alguna determinada tarea, lo más apropiado será que aprendamos a delegar sobre otras personas, y/o decir no rotundamente.

Tiempo para nosotros

Disfrutar de algún hobby, una vida social activa, tiempo durante el cual pasear o solo evadirnos de nuestras actividades cotidianas, consisten en claves esenciales a través de las cuales poder hacer frente a nuestros niveles de ansiedad.

Así, planificar nuestras actividades diarias puede ser de gran ayuda para que nuestro cerebro pueda conocer con anticipación cuál es el “calendario o rutina” que nosotros nos hemos encargado de prepararle, sin embargo, debemos tener en cuenta que esto tiene que estar directamente asociado a nuestra fuerza de voluntad y persistencia para realizar aquello que nos proponemos.

De esta manera lograremos organizarnos el tiempo y podremos disfrutar de los momentos de ocio como una recompensa por el trabajo llevado a cabo.

Aparte de todos los consejos previos para evitar una crisis de ansiedad, resulta igualmente importante que nos aseguremos de tener momentos de relajación (practicando actividades como el yoga) y de dormir apropiadamente (al menos 7-8 horas diarias).

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *