¿Se puede entrenar el cerebro para ser feliz?

Seguramente alguna vez te hayas preguntado ¿Se puede ser feliz todos los días? Y la respuesta es  no, ya que la felicidad es un estado de ánimo y no siempre nos sentimos de esa forma, pero existen algunas técnicas y trucos para predisponer a nuestro cerebro a encontrar la felicidad y que esta dure más tiempo.

Se puede lograr un pensamiento más flexible y mayor autoestima entrenando el cerebro y en este artículo te explicaremos cómo hacerlo.

¿Nuestro cerebro funciona para hacernos felices?

A lo largo de la historia el ser humano ha ido evolucionando y con él también ha cambiado la forma de los pensamientos, las actitudes y el ingenio.

Todo eso ha surgido de nuestros cerebros, pero la función primordial de este órgano no es que seamos felices, sino sobrevivir. Ser felices o no serlo forma parte de otro tipo de funciones que el cerebro a priori podría dejar completamente de lado.

Pero también es cierto que en todos los años que lleva de evolución, el ser humano ha dejado de utilizar el cerebro solo para sobrevivir, estar alertas y generar una zona de confort, para comenzar a usarlo con el objetivo de lograr increíbles avances que tienen como finalidad lograr adaptarse en un mundo que se presenta cada vez más complejo.

La primera funcionalidad del cerebro no es la de encontrar la felicidad, pero se sabe que aplicando técnicas y enfrentándose a un compromiso verdadero y constante, se puede llegar a la sanación y al equilibrio que nos haga vivir una mejor calidad de vida, y encontrar la felicidad en todo tipo de momentos.

¿Cómo se entrena el cerebro para ser felices?

Solemos pensar que un viaje de descanso en un lugar paradisíaco nos puede dar un mayor bienestar, así como también una buena alimentación, o practicar distintos tipos de deportes.

Todo esto puede ofrecer una mejor calidad de vida, pero eso nada tiene que ver con que seamos más felices.

Realizando todas esas actividades conseguiremos más placer, satisfacción y seguramente estar mucho más sanos físicamente, pero lo que hace que nos sintamos más felices no es precisamente eso, sino tener la capacidad de afrontar el estrés, los miedos y las angustias de otra forma.

consejos para entrenar el cerebro a ser feliz

Por más que obtengamos placer en distintas actividades, si no sabemos afrontar de la forma correcta las situaciones más adversas de la vida, esa satisfacción será temporal, y de nada nos servirá en los momentos difíciles.

Para ser feliz el esfuerzo debe ser realmente grande. Se debe tratar de ser lo más original posible y esta no será una tarea fácil, pero sí satisfactoria.

Lograr la positividad, la flexibilidad y la reflexión

El cerebro y los pensamientos están conectados, ya que se sabe que pensamos gracias a las conexiones eléctricas que se producen en este órgano. Pero también se sabe que se puede generar la reacción inversa, es decir, cambiar los procesos del cerebro gracias al poder del pensamiento.

En este caso la positividad es realmente importante para hacer funcionar de manera satisfactoria el cerebro. Está comprobado que cuando se repiten de forma obsesiva los pensamientos negativos, la zona prefrontal de nuestro cerebro disminuye y ralentiza su función de coordinación, esto puede hacer que no encontremos solución a aquellos problemas que seguramente la tienen.

El entrenamiento para detener este tipo de reacción en nuestra mente sería lograr controlar estos procesos del cerebro, es decir cuidar los pensamientos.

Todo lo que decimos y lo que pensamos tiene una influencia directa en los procesos eléctricos y químicos del cerebro, por lo que tratar de detectar los pensamientos negativos, e intentar detenerlos es una forma de predisponernos a mayores momentos de bienestar y felicidad.

Con objetivos, la vida es mejor

Tener cada día un propósito en esta vida es una de las mejores formas de entrenar al cerebro para la felicidad.

Si cuentas con metas diarias el cuerpo sintetiza serotonina y dopamina, que son fundamentales para una mayor sensación de bienestar. La vida sin ningún motivo puede hacernos pensar que no tenemos ningún tipo de valor, y podemos caer en un vacío que nos lleve incluso a la depresión.

Tener una tarea diaria y lograr realizarla de la mejor forma posible, es abrirnos a la posibilidad de darnos cuenta de que la vida realmente vale la pena.

Autoestima para un cerebro feliz

La felicidad es un concepto un tanto ambiguo y depende de distintos factores, como el actitudinal y el emocional. No podemos estar felices en todo momento, pero si cada uno de nosotros se siente bien consigo mismo, logrará un mayor bienestar.

Desde tiempos inmemoriales se conoce que el autorespeto es una de las bases que debe adoptar cualquier persona que se quiere acercar a la felicidad. La confianza en nosotros mismos es un motor que nos llevará a cumplir de una forma más satisfactoria nuestros deseos.

Todo esto quiere decir que el cerebro se puede entrenar para lograr una mayor felicidad, pero se deben tener en cuenta todos estos aspectos mencionados anteriormente.  Será un camino difícil, pero no imposible.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *